El Pie Diabético y la Terapia de Oxígeno Hiperbárico

¿Cómo puede ayudar la Terapia de Oxígeno Hiperbárico en la cicatrización de las heridas producidas por el trastorno del pie diabético?

Por todos es bien conocida la dificultad en el tratamiento de las situaciones producidas a causa de isquemia (enfermedad arterial periférica, insuficiencia venosa, trombosis venosa superficial o profunda, etc). Situaciones que se complican en presencia de diabetes y pie diabético.

Desde las clínicas de iHumanity les ofrecemos una terapia de apoyo para el tratamiento y recuperación de estas enfermedades a través de la oxigenoterapia hiperbárica.

La oxigenación hiperbárica es una terapia en la que se respira oxígeno al 100% dentro de una cámara presurizada a por lo menos 1,3 atmósferas absolutas (ATAs). La exposición a oxígeno en estas condiciones no sólo aumenta el contenido arterial de oxígeno y su difusión hacia los tejidos, sino que además incrementa la generación de especies reactivas de oxígeno (ROS) y nitrógeno (NOS).

Si comparamos la diferencia de respirar oxígeno en condiciones de presión normales, al aire libre, por ejemplo, dentro de una cámara hiperbárica la concentración de oxígeno disuelto en sangre aumenta más de 12 veces debido a que la hemoglobina alcanza pronto su estado de saturación y el sobrante de oxigeno permanece en el plasma sanguíneo. La oxigenación plasmática es independiente de la metabolización de la hemoglobina, y por tanto accesible y eficaz en territorios y situaciones difíciles, pudiendo aportar un complemento nutricional adecuado en células y tejidos con déficit de oxígeno o hipóxicos.

Efectos beneficiosos de la Oxigenoterapia Hiperbárica desde el punto de vista del pie diabético:

1. Combate la hipoxia.

La hipoxia, junto al lactato, son los factores más importantes para iniciar todos los procesos inflamatorios que dan como resultado la homeostasis de una herida o úlcera, provocando el paso inicial para su cicatrización; pero cuando cuando la homeostasis no se detiene para dar paso al resto de fases de la cicatrización, funciona como un lastre que impide el avance normal de dichos fenómenos y el resultado es la falta de cicatrización.

2. Favorece la cicatrización y la formación de nuevos vasos sanguíneos.

La hipoxia y el lactato son los factores más importantes para “disparar” los mecanismos de señales en la formacion de nuevos vasos sanguíneos (factores de crecimiento endotelial y celulares), pero cuando dichos factores se perpetúan, estas señales se apagan.  La Oxigenoterapia Hiperbárica aumenta la producción de fibroblastos y TGF-β27 y la expresión del receptor del factor de crecimiento derivado de plaquetas (PDGF). Si a este proceso le unimos el depósito de colágeno provocado por la oxigenación a altas presiones, obtenemos así un proceso muy activo de cicatrización, generando el tejido granulatorio que dará lugar a los nuevos vasos sanguíneos y reparará los tejidos dañados.

Un paso básico en la producción de colágeno es la hidroxilación de la prolina, que requiere oxígeno para que se lleve a cabo la elaboración de dicha proteína. Al disminuir la concentración de oxígeno, el colágeno no se produce o el que se produce es de mala calidad, débil. La Oxigenoterapia Hiperbárica favorece la hidroxilación de la prolina y finalmente la formación de un exuberante tejido de granulación reparatorio en estados en que por causas hipóxicas ésta se hallaba frenada (las causas más comunes son  la microangiopatía diabética, tejidos irradiados, arteriopatías en estadios avanzados, trastornos tróficos en enfermedades sistémicas: enfermedad de Crohn, arteritis, enfermedad de Raynaud, etc.).

3. Proporciona un efecto antibacteriano.

La Oxigenoterapia Hiperbárica bloquea la formación de toxinas clostridiales. La producción de toxinas está condicionada por la existencia de bajos potenciales de oxidación-reducción; el aumento de este potencial frena de inmediato la producción de toxinas, lo cual sólo puede lograrse mediante la esta terapia.

4. Otros efectos beneficiosos.

  • Disminuye el edema, porque al disminuir el flujo sanguíneo de las arteriolas en un 20% debido a la hiperoxemia y no afectar la salida del flujo venoso, lo que disminuye la concentración de líquidos a nivel tisular e intercelular (edema), pero como la presión parcial de oxígeno es tan alta, dicha disminución del flujo NO es hipoxémica.
  • Potencialización de algunos antibióticos: algunos aminoglucósidos, quinolonas y sulfamidas no tienen actividad en ausencia de oxígeno.
  • Efecto regulador en lesiones de isquemia-reperfusión provocadas, principalmente, por la adhesión de polimorfonucleares y endotelio, que inicia todo el proceso inflamatorio crónico. La oxigenación hiperbárica inhibe la unión de dichas estructuras al bloquear las moléculas de adhesión intracelular (ICAM I y 2) del endotelio, así como la beta 2 integrina del polimorfonuclear, por lo que al no existir dicha unión no existe proceso proinflamatorio que provee los cuadros severos posterior a lesiones isquémicas que vuelven a ser pobladas de nuevos vasos sanguíneos.
Si desea más información o contactar con nuestros profesionales para concertar una visita para probar nuestros tratamientos de Oxígeno Hiperbárico, no dude en enviarnos un e-mail a info@ihumanity.es o llamarnos por teléfono al 968 334 338.

Haz click en el botón para llamarnos ya:

¡Llámanos!

 

Sobre el Autor
Nerea Paredes

Nerea Paredes

Podóloga en las clínicas de iHumanity