VERANO = Durezas y Callosidades en los Pies

Con el calor cambiamos nuestros hábitos de vestir, tanto en el cuerpo como en los pies. Pasamos de llevar calzado cerrado, zapatos, deportivos, botas, calcetines, medias, etc… a llevar calzado abierto, sandalias, chanclas (normales o «de dedo»), que, además de posibles rozaduras, aumenta la probabilidad de sufrir sequedad en los pies. Debemos reconocer también que este tipo de calzado veraniego …